Buscando algo mejor

¿Cuántas veces nos sentimos perdidos? Ir hacia un destino, un lugar, un ambiente donde pueda encontrarme a mi misma y poder nuevamente a no tener que guardar rencor, penas o lástimas que estén perjudicándome.

"No, ese no puede ser tu rumbo."

Cuando el camino es correcto se tiene la certeza de no estar perdido, se siente la satisfacción de saber que uno ha encontrado el rumbo. Pero tampoco es tan fácil. Sobre todo si el sentido de tu vida es uno, pero tu meta inmediata es otra, y debes elegir entre el placer de conquistar ésta y la serenidad que promete seguir a aquél. Especialmente cuando te das cuenta de que acertaste el camino sin saber siquiera cuál es tu respuesta a la pregunta clave, es decir, cuando tus pasos accidentalmente coinciden con aquello que, aunque no seas conciente, le da sentido a tu vida, cuando aún sin saber por qué, te sientes feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario