Vivir feliz

Muchas veces en la vida creemos que perdimos todo, que no hay nada más por hacer ni decir, pero si tan solo volviéramos a recordar lo maravilloso que era ser chica, tener todo lo que una nena quiere y agradecerle a la vida por tener la posibilidad de vivir momentos maravillosos, de alegrías, tristezas, derrotas, triunfos, y por supuesto . . . de amores pasajeros, o quizás de un amor para toda la vida. Estar acompañada por las personas que más queremos en el mundo y disfrutar de cada minuto que se nos presenta. Saltar, correr, bailar, tropezar, caer... no todos tenemos lo que queremos, pero hay que estar agradecido porque uno nunca sabe que puede llegar a pasar. Muchas veces miro hacia el pasado, y recuerdo todo lo que viví, todo lo que compartí... me pongo a pensar que los mejores años ya pasaron y ahora es tiempo de hacer un cambio, superé todas las pruebas que la vida me proponía, supe luchar y enfrentarme como lo tenía que hacer. Supe qué era lo que quería en ese momento para mi, Supe que al estar equivocada podría aprender y no volver a cometer el mismo error, Supe que podía ser cada día una mejor persona y mejorar para bien, Supe que con los años dejaba de ser una "niña" y me convertiría en toda una mujer. Donde ya no tenía que pedir permiso para hacer lo que quisiera, Supe que tenía toda la libertad del mundo de elegir lo que yo quiera ser, y Supe que yo, era la dueña de mi propio camino, Supe dónde estaba mi destino y con quién, Supe que el amor era lo más maravilloso, Supe tomar mis propias desiciones y hacerme valorar más de lo que soy. Supe, que era la vida misma que me estaba dando un regalo... y era ocupar un lugar en este mundo. Ser alguien más en su vida, alguien a quien querer y apreciar. Desde ese entonces . . . dejé sorprenderme por las sorpresas de la vida encantadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario